"Hay que incitar a pensar, reír y pelear contra la apatía, aburrimiento, pensamiento único y la idiotez que provoca la indiferencia"

viernes, 24 de mayo de 2013

Shutter Island: cuando las expectativas se rompen

Algunos querrán matarme cuando lean esto, pero la verdad es que hasta hace unas horas no había visto Shutter Island. No me preguntéis el por qué, ni yo mismo lo se. Es una de esas películas de las que casi todo el mundo habla, de esas que casi todos conocemos, aunque no la hallamos visto. Es tan conocida que hay quien conoce el final sin ni siquiera haberla visto. Posiblemente aquí esté el fallo, en oír demasiado y autogenerarse ciertas expectativas. Además de saber final y medio.

Scorsese es un director "como la copa de un pino" de eso no cabe duda. A mi me lo dejó claro en Infiltrados. Por otro lado Nolan se encargo de demostrarme, pese a mi previa negación, que un thiller psicológico, si esta bien hecho, puede marcar. Lo hizo por partida doble, con Origen y con Memento. Bien, aquí se me juntan ambos, el maravilloso Martin y uno de mis géneros favoritos. Dada la mezcla, así como las buenas críticas del film, a priori, me da la sensación de que me voy a encontrar con algo extraordinariamente bueno. A posteriori la cosa cambia, me encuentro con algo bueno, sin más.

La dirección de no me atrevo si quiera a cuestionarla, Scorsese consigue dar a la película el ambiente perfecto, representando de manera increíble la locura de Shutter Island y de Di Caprio, el cual se sale. Técnicamente no hay nada que recriminar. Ahora la historia ya es otra cosa. Quizá es que yo esperaba demasiado, mis expectativas eran demasiado altas o que ya sabía más o menos de que iba la cosa, pero es aquí donde la película se queda en buena y no en treméndamente buena. Aunque es algo que todos vemos venir de lejos, los últimos diez minutos son los que le dan vida al resto de la película, donde dentro de todo lo previsible he andado un poco perdido. Y en especial el final, esa frase que nos deja a todos K.O, con la cabeza dando vueltas a toda la historia, intentando saber cual es realmente el grado de locura de Leo.

Shutter Island es una buena película, con un gran ejercicio de dirección y una buena interpretación (de Ben Kingsley no he dicho nada pero excepcional también en su papel de Doctor Cawley), pero con una historia demasiado previsible que se escuda en una frase final para levantar pasiones, desde mi punto de vista, no merecedoras.

No hay comentarios: