"Hay que incitar a pensar, reír y pelear contra la apatía, aburrimiento, pensamiento único y la idiotez que provoca la indiferencia"

sábado, 14 de mayo de 2011

Momentos

Ha llegado el momento. Mi momento. Ese momento en el que cuelgo de una pregunta, o de varias; ¿si o no?, ¿blanco o negro?, ¿izquierda o derecha? Ese momento en el que empiezo a tomar decisiones, a decirme entre esto o aquello, a pensar en el coste de oportunidad, a darle vueltas a la cabeza pensando que es lo más correcto. Ha llegado el momento de pensar en frío, de mirar el presente, pero pensando en el futuro. He de saber que vivo en hoy pero que mañana llegará. He de tener claro que no todo podrá acompañarme siempre. Es el momento de darse cuenta de que, a veces, para conseguir algo, debemos echar de menos algunas cosas. El momento que puede marcar un punto de inflexión, un momento nada facíl.



Pero es mi momento y me gusta. Ha llegado la hora de ser yo, de saber que es lo que quiero, de tenerlo claro y aprender a luchar por conseguirlo, cueste lo que cueste. Un momento donde poner todas mis armas en escena, donde trabajar duro. El momento de mirar más alla, de mirar a la cima, de construir una por encima de esa. Superarme a mi mismo. Superar mis posibilidades. Subir la escalera hasta arriba. Esa es la meta y este, el momento de empezar la carrera. 3,2,1....Pum!

martes, 3 de mayo de 2011

Se abre el telón...y no es un chiste

Corta pero intensa. Bonita, quizá de las mejores que haya visto nunca, de esas que marcarán para siempre. Divertida, sin duda, como ninguna. No faltaron risas. Entretenida, muy entretenida en algunos momentos. Como niños pequeños. Como los circos. Feliz. No era nada difícil que te sacase una sonrisa. Mágica, porque para subir hasta las nubes hace falta magia. Da para contar 1000 anécdotas, 1000 momentos inolvidables, 1000 imágenes grabadas en la mente, y no se pueden borrar. Parecía el mejor guión que nadie había escrito nunca....

Pero los cuentos, los relatos y demás no acaban siempre a gusto de todos y no siempre podremos decir eso de "fueron felices y comieron perdices...". Y esta historia es de esas. Este TEATRO acabó y no con final feliz para sorpresa de algunos, que derramaron alguna lágrima y quedaron algo tristes después de la función.
Al fin y al cabo no ha sido más que eso, PURO TEATRO, una actuación, eso si, digna de mención y felicitación. Ha conseguido que el publico se crea la historia como si formase parte de la realidad.

Ahora toca vivir la realidad, la verdadera realidad y dejar a los interpretes que sigan, una vez mas, con su carrera profesional. Que, como demuestran, es lo que mejor han sabido hacer siempre...y si, por la boca muere el pez...

Con la tercera hubiese ido la vencida

No sé si lo he dicho alguna vez, pero no soy muy participe de exprimir los formatos; y mucho menos en cine. Todo tiene su momento; su principio y su final. Si sabes definirlos bien y aprovechar las oportunidades que te dan, triunfarás y con suerte, pases a formar parte de una pequeña porción de la historia. Si no tienes claro esto puede que acabes echando abajo algo que pintaba muy bien.

Y esto es lo que le ha pasado a los creadores de Saw. Ellos solitos se han encargado de mandar a tomar por saco la que estaba llamada a ser una de las grandes sagas de terror gore de la historia. Por lo menos desde el punto de vista del buen público, claro que puede que para ellos el buen público sea aquel que consuma taquilla por puro entretenimiento, no aquel que alabe una buena película.

La noticia de la sexta entrega sorprendió, la de la séptima ya cansaba, ¿la de la octava? la de la octava ya da risa…Os podíais a ver quedado en la 3ª. Ahora molaríais más.

PPH

Reflexiones

Y reflexionando he llegado a la conclusión de que a veces, las grandes ilusiones nos conducen a las mayores decepciones. A veces, después de la tormenta no viene la calma. A veces las torres mas altas son las que antes caen. A veces, haber hecho mucho significa haber perdido el tiempo. A veces, se nos sustituye con demasiada facilidad. A veces, tenemos todo y de repente no nos queda nada. A veces, después de mucho hay quien pretende actuar como si nada. A veces, los grandes giros duran pocos segundos.



A veces, queremos dar sentido a lo que no lo tiene. A veces, creemos que tenemos todas las respuestas y de repente nos cambian todas las preguntas. A veces, esas preguntan nos invaden demasiado. A veces, lo bueno es demasiado efímero. A veces, hay cosas que necesitamos demasiado. A veces, echamos de menos aquello que nos produce rabia o impotencia. A veces, luchas por lo que quieres y lo que quieres se ríe de ti. A veces, pero desgraciadamente, solo a veces, nos acabamos dando cuenta de como son realmente algunas personas.